Disfrutando como reyes en Cala Fornells. Mallorca

Mallorca
Senderismo

Mis queridos playólogos, hoy os invito a nadar y a bucear como reyes. Porque quiero llevaros hasta una cala bien glamurosa y recogida, muy elegante y cómoda, perfecta para parejas y familias, y muy querida por la Familia Real.

Y para los que os guste la aventura, caminar y explorar, que sepáis que os tengo guardado otro buen plan en esta misma zona. Se trata de una ascensión hasta una torre de defensa con unas vistas espectaculares y, de camino, descubrir una cala virgen y totalmente asilvestrada, un tesoro natural muy querido entre los nudistas donde además se rodó parte de una película de Agatha Christie.

Caló d'en Monjo

El Caló d'en Monjo fue la primer cala declarada nudista oficialmente en Calviá. Hasta hace poco había unas ruinas okupadas y el paraje estaba un tanto abandonado, a pesar de lo cual merecía la pena acercarse a verlo. © El Playólogo/Maremecum

¿Y de qué zona os estoy hablando? Pues de la costa de Calviá, pero no de cualquier sitio. Porque hay una bahía que persiste ajena al bullicio de los otros balnearios: se trata de la elegantísima cala Fornells, la preferida por los Borbones, una cala para disfrutar como reyes en el corazón de la genuina Costa de la Calma. No se si coincidís conmigo, pero se me antoja que aquí, en cala Fornells, los desmanes urbanísticos no han sido tan escandalosos. Quizás porque algunos hoteles y mansiones hacen gala de cierto lujo y refinamiento; incluso conservan sabores a tiempos pasados, a primaveras difuntas... Amigos mios, es la cala de los románticos. Y de cuantos busquen rincones más exclusivos y ajenos a las masas.

Cala Fornells

En Cala Fornells es fácil ver fondeado a alguno de los mejores yates del Mediterráneo. Es un lugar muy agradable y tranquilo, aunque con muy poco sitio disponible para fondear sobre arena. © El Playólogo/Maremecum

Es el lugar perfecto para fondear y pasar la tarde mecido por el Mediterráneo sin padecer el griterío alborotado como soniquete de fondo. Y si no que se lo digan al difunto D. Juan de Borbón, abuelo de nuestro rey, que tanto disfrutaba anclando aquí su yate Giralda. Algo tendrá que ver las preciosas vistas de la bahía con la isla de Malgrat recortándose sobre el horizonte, y el saberse suficientemente alejados del bullicio de las playas de Magaluf, Peguera y Santa Ponça.

Caló de ses Llises

Aquí, amigos míos, la tranquilidad (y hasta la elegancia) se palpa en el ambiente, como en el Caló de ses Llises, una playita ajena al griterío donde da gusto sentarse a pensar... o lanzarse a bucear. © El Playólogo/Maremecum

Y para el que quiera aún más calma y sosiego tenemos el caló d'en Monjo, una calita de grava salvaje y natural situada a 1 km de la civilización, a mil metros de cala Fornells. Este rincón rodeado de naturaleza es una calita muy querida entre los nudistas. Tan singular es este espacio que fue, junto con la propia cala Fornells, alguna de las localizaciones donde se filmó "Muerte bajo el sol", una película basada en la novela de Agatha Christie.

Caló d'en Monjo

Hasta el Caló d'en Monjo se llega a través de un pinar por un sendero bien visible y sin mayores complicaciones. © El Playólogo/Maremecum

Y ahora dejadme que os hable de ascensiones a miradores de infarto. ¿Y si subimos hasta la torre del Cap Andritxol? La excursión no es muy dura, está bien señalizada y las vistas desde ahí arriba son preciosas. La torre está bien conservada y es muy fotogénica. Pero lo que más me gusta es acercarme hasta el final del cabo y asomarme a sus acantilados. Ahí sí que se te pone el corazón desbocado con esa caída vertical hasta el gran azul.


Cala Fornells

Podéis ver las rutas senderistas que os propongo punteadas sobre la imagen aérea en color amarillo si discurren por una pista y en color naranja cuando el camino se complica y se vuelve más un sendero. Entre A-B-C-D y E hay 2,9 km. © El Playólogo/Maremecum

Caló de ses Llises

¿Alguien me podría decir si hay algo mejor que pasarse una tarde aquí fonceado? Fijaros en la pareja de esa lanchita... en su propia isla privada, formando parte de un decorado magistral (el del caló de ses Llises) donde no hay mejor ocupación que no hacer nada. Nada más que dejarse mecer por las olas y observar lo que acontece a tu alrededor, ensimismado en la nada. Desconexión absoluta.

Disfrutarlo amigos míos, que la vida es corta y nos queda mucho aún por disfrutar.